Te ruego…

Siento que no te escribía hace días…

Y es que te intento olvidar con tantas fuerzas.

Y es que intento quedarme en este mundo con la otra mitad de fuerzas que me quedan.

O que ya no me quedan.

Pero sigo aquí cumpliendo mi promesa.

Aunque probablemente ya no te importe…

Te  importara después?

El gran día…

En esta vida estamos irresistiblemente atraídos por quien va a traernos los problemas que necesitamos para nuestra propia evolución. Según Jodorowsky.

Y me pregunto yo… El suicidio es parte de mi evolución?

Por qué no?

Y te prometo que si hay algo después de la muerte, también allá voy a buscarte.

Porque para mi, ya morí a mis 23, solo me enterraran un poco después…

Y no sabes cuanto aparento no sufrir o al menos verme “normal” como la sociedad parece demandarlo. Aparento no darle importancia. Pero inevitablemente te recuerdo y si te recuerdo, entonces te pienso.

Además.. Intentar olvidar, ya es recordar…

Y es así. Cuando estoy contigo, la ansiedad, mis fobias y mis miedos se alejan.

Pero tropecé. De nuevo contigo.

Pero tropezar por ir mirando al cielo, compensa 🙂

Siempre te recordaré como la primera persona que de verdad trajo sol cuando mi cielo se oscureció.

Pero llega ese momento en la linda historia, donde lo único que queda por hacer, es decir adiós. Y ojalá sea solo de palabra y no corpóreo.

Y es terrible esta droga. Esta droga que eres para mí.

La peor droga sin duda, que nos sigamos queriendo a pesar de todo lo que ha pasado.

Y al parecer, el único final feliz posible entre nosotras, hubiera sido no habernos conocido…

Y es por ello, que te ruego que mates de una vez por todas al “nosotras” que no termina de morir.

 

 

Anuncios

Vómito 2

Sábado 30 de sept 2017

Hoy el día está más tortuoso de lo que yo pensaba…

Me siento más atrapada.

Más ahogada.

La pieza se me hace pequeña y las paredes se cierran cada vez más.

El escape parece imposible.

Respirar cuesta.

Llevo una roca por dentro que me está asfixiando y ya queda poco y nada de oxígeno…

Me agoto, ya no pienso ni veo bien, es la falta de oxígeno, cierto?

Me duele tragar.

Tengo tanta pena adentro y tan dura como el diamante.

Ayuda…

Tanta pena que duele y mi nariz no deja de sangrar.

Cuanto más puedo aguantar?

Ayuda…

Las ganas se hacen gigantes.

El sonido del tren me tienta.

E intento luchar…

Más parece una batalla de no ganar…

Sentada en el banquillo.

En ese donde no te ven.

Ese donde no te necesitan.

Ese donde tu presencia pasa desapercibida…

So fucking empty.

So useless.

Don’t jump.

But I just can’t…

Ayuda…

Flotando en un espacio sin gravedad, oscuro y vacío.

Donde la nada lo es todo.

Why…

Por favor…

Por favor…

No puedo más…

Todo se apaga…

Por favor…

Quítenme esto!

Alguien ayúdeme!

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

No puedo más…

Por favor…

Darekatasukete…

Alguien…

No importa cuánto estire mis manos, la caída parece inevitable…

Tod.

Vuelvo a aparecer.

Necesito descargar.

Tengo una enorme confusión.

Puedo compartir su piel, más no su corazón.

Me pierdo en esto.

Me aterra solo pensarlo.

Y a la vez me enloquece…

No se que pasa dentro de mi.

Recuerdos opacos.

Una vida que se siente vacía.

Por favor alguien rescáteme.

Ayuda.

Ayúdame Pendeja…

Ayúdame Cabre…

Te necesito más que nunca.

No se que pasa en mi interior.

Solo sé que todo se está apagando.

Se me está yendo de las manos.

No puedo con estas ganas.

Estas ganas de que todo acabe…

Me dices cobarde y me siento valiente.

Pero a la vez muy egoísta.

Pero feliz.

No sabes la paz que me entregaría.

De a poco te voy mostrando todas mis infinitas razones.

Porque estoy defectuosa baby…

Y eso ni tú ni nadie podrán arreglarlo.

Solo prométeme que serás fuerte, para poder acabar con esta agonía que me atormenta.

Porque así se sienten mis días.

Agónicos…

Recuérdame feliz y payaso como siempre.

Y si algún día das con esta página, atesórala.

Te escribiré más seguido, vale?

Para que tengas mucho que leer y entender para cuando ya no esté.

Te quiero infinitamente mi tentación bípeda…

Nunca me olvides.

Vivir y sentir.

Lo sé amores, volví a desaparecer.
Pero más vale tarde que nunca…

Confusiones.
Miedo.
Pero vivir y sentir.

Recaí con la pendeja.

No. No pongan esos ojos blancos.
A todos les ha pasado y a los que no, bien saben en el fondo de su ser que lo deseaban.

Y así fue…
Cuando la creía despedida y mi vida tomaba un brillo hermoso, apareció.
Egoísta? Probablemente.
No le importó cuanto me costó borrarla.
Ella simplemente quería aparecer nuevamente.

Me arrepiento?
Jamás.
Después de todo este tiempo de aprendizaje, solo busco el cambio, lo único constante en nuestras vidas.
Vivir y sentir. Dejarlo fluir.
Que sea lo que tenga que ser, no pondré trabas, solo pecho a las balas, en caso de que vengan nuevamente.

Lo estoy disfrutando.
Es como si nunca nos hubiésemos dejado de querer.
Nuestras almas realmente nunca dejaron de llamarse…
Ni de gritarse lo mucho que se extrañaban.
Solo éramos dos recipientes tomando caminos completamente opuestos, pero se nos olvidó que el planeta es redondo…

Pendeja.
Me quebraste.
Tengo miedo, igual que tú.
Pero soy más fuerte que antes, soy más madura, vivo pero pienso.
Si esto sale mal, no importa, no me arrepiento, deseo vivirlo de todas formas.
Nunca un error, siempre un aprendizaje.
Y si sale bien? Aún no se el significado de ese "bien" solo sé que quiero vivirlo, porque me hace sentir viva!

Somos humanas al fin y al cabo.
Pendeja….
Eres simplemente una droga a la cual no me puedo negar…

Soy mi proyecto mas importante.

Aquí vamos, dando vueltas en círculos, con las alegrías más grandes y las tristezas más tristes…

Mi mejor error fuiste tú, porque me haces daño, pero lo haces de forma agradable.

Me estaba cayendo a pedazos, pero necesitaba esto, sí, necesito esto…

Danzaba bajo el dolor, sonriendo ante la adversidad. Con ese brillo en los ojos, que tanto te hacían vibrar. Pensaba en el coraje de cada una de las lagrimas que derramé. Lo valioso de cada uno de esos pedazos que se fueron contigo.

Aún no lo sabes pero debajo de esas heridas, te llevas la mejor parte.

Me dueles en el alma como no tienes una idea, pero ya no es el dolor de antes… Cansada de todo esto y los días que antes se me hacían eternos, hoy se me hacen cortos y las horas que pasaba pensándote, ahora se olvidan de tu nombre.

Los días ya no comienzan con tu recuerdo. Ya no me reconozco en tu mirada. Ya me he dado cuenta que el quererte no me sirve para nada y lo que no sirve, tarde o temprano, acaba desapareciendo….

Desconozco cuando comenzaste a dejar de quererme, pero me hubiera gustado saberlo, para así también empezar a dejar de quererte, hubiera sido lo mas justo y honesto: dejarnos de querer al mismo tiempo.

Tal cual alguna vez, no pudimos evitar iniciar.

Porque mientras tu dejabas de quererme, yo lentamente, pero firme me iba enamorando de mi misma…

Con tu partida aprendí que en tu vida no había lugar para una persona como yo. Quizás nunca lo hubo. Mi forma de amar era demasiado en todos los aspectos para ti. Simplemente no podías con ello y mucho menos lograrías mantenerlo.

Me gustaría desearte cosas buenas, pero no me nace el desearte nada, ni bueno ni malo.

Alguna vez fuimos una, una conexión mística y superior, fuego y llamas puras.

Tu tan terrenal.

Yo tan espiritual.

Nuestras almas engranadas a la perfección. Hasta que dejé de escucharla. O simplemente no la quise escuchar mas… Me obligué a dejar de escuchar los agónicos gritos de tu alma, para quedarme con las despectivas palabras que me escupía ese tan mundano envase que tienes.

Nuestras almas están aquí atascadas en la Tierra, en una dimensión física desconocida, una que es mucho mas densa y lenta que las etéreas. Todo lo que somos esta compuesto por una energía mucho mas baja que la de nuestras almas.

Y así tu terrenidad ganó.

Y mi espiritualidad ganó.

Y así miles de historias, pero esta es la mía, la nuestra…

Mi mayor miedo estaba ocurriendo. En mi interior se sentía ese ya conocido vacío y un escalofrío me recorría por completa. Solo podía pensar “Por favor, no de nuevo…”

Una vez mas se repetía la historia de “abandono y cambio” que en el pasado ya había vivido… Lo habías notado? Que hiciste exactamente lo mismo…

Algo cambió. Esta vez tuve la fuerza para sobrellevarlo con dignidad, como debe ser.

Te solté, fue solo un segundo el que me tomó para dejarte ir, sin pedir explicaciones, sin reclamos, sin escenas.

Sabes por que? Porque gracias a todo lo que bailaste sobre mi destrozada alma que dejaste a la deriva, me enamoré infinitamente de mi misma.

Y crecí.

Y aprendí infinitas lecciones.

Nunca poseímos nada. Nada nos pertenece. Todo es prestado.

No es que te haya perdido, sino que las cosas volvieron a ser lo que en verdad eran.

Todo el tiempo que vivía en penumbra, sacrificaba mi propia vida. Entonces, el duelo solo servía para conservar un muy oculto rencor.

No soltar al muerto, para continuar asesinándolo…

Así dejé durante un tiempo extinguirse naturalmente mi dolor, así, mientras el dolor disminuía, el amor crecía.

El amor propio.

Y estoy completamente enamorada de la suma de mis días. Del fruto de todo lo que hice y lo que no. Lo bueno y lo malo. Porque el que mejor edad tiene, es el que aprovecha su vida, es el de las mil experiencias.

Te fuiste como una aurora boreal. En mi cielo solo existías tú. Nuestro amor vivía en el espacio exterior, hasta que te jalaron los campos magnéticos de nuestro planeta…

Lo siento pero yo no quiero vivir en la Tierra. Yo quiero seguir volando cada vez mas alto.

Soy consciente que aun no soy ni la mitad de la persona que deseo ser.

Aún tengo que trabajar mucho en mi. Soy mi proyecto mas importante.

Después de todo, me estas dando a mi la oportunidad de encontrarme conmigo misma.

Gracias por todo el tiempo compartido y por despertar en mi este sentimiento dormido por tanto tiempo.

Quiero que sepas que solo por eso valiste la pena, valió la pena enamorarme de ti para después tener que dejarte ir. Me has preparado para ello, para este nuevo amor y tengo que agradecerte.

Al irte me dejaste devastada, pero preparada para amar incondicionalmente.

Para amarme incondicionalmente.

A mi.

 

 

 

La pendeja

Hi hi babys!

Lo sé. Me he ausentado por muchísimo. Se impresionarán. Ya saben como funciona esto.

El verano estuvo bueno, la pendeja cosechó así que estuvimos prácticamente trance todo el verano. Luego comenzaron las clases. Nada nuevo, solo el cambio de año.

El año nuevo estuvo buenísimo ahora que lo recuerdo.

Las cosas no andaban bien. Entre ella y yo. La penumbra era evidente. De todas formas disfrutamos a concho nuestro ultimo tiempo juntas, no lo niego.

Así es babys! Hemos terminado con la pendeja.

Duele? Claro que duele. Hoy ya no es terrible, pero vaya que afectó.

La pendeja quiso terminar porque quería estar sola y como todxs bien sabemos? Chance po wn. No entraré en detalles pero ya se imaginarán como sus palabras se las llevó el viento.

En fin, una seguidilla de decepciones por parte de la pendeja que tanto amaba. Fue super triste, no se los niego. Pero pta que me sirvió. Aunque ahora es brígido verlo de afuera.

Se acuerdan de la vez que les describí el amor? Tal cual ahora jaja

Me concentré en mi, me volví aún mas esotérica e independiente. Aprendí muchísimo desde la ruptura. Crecí caleta. Y aprendí a volar por mi misma.

Ella es la historia completamente opuesta a la mía. Si ya era pendeja, ahora es pal pico. En algún punto se perdió. Pero en fin.

Ahora somos dos perfectos extraños.

 Pendeja: 

Fuiste la raja, pero te perdí. O tú te perdiste a ti misma?

No lo siento perdida y por el contrario, he ganado muchísimo mas.

Era necesario.

Creo que lo necesitaba muchísimo y por ello, te agradezco.

Te ganaste dos rincones especiales en mi corazón. Uno de amor y otro de decepción. Pero no lo veas como algo malo. No hay mal que por bien no venga. Y el universo jamás te quita algo bueno, para no entregarte algo mejor!

Gracias por haberme dado esta oportunidad, porque ahora tengo dos hermosísimas alas con las cuales volar nuevos e inmensos cielos. Y por sobre todo, amor propio.

Gracias por darme el empuje de alcanzar una felicidad tan genuina y mía.

Hasta la próxima pendex.

Babys:

Volveré con buenas historias. Just wait.

Reflejo 

Quiero compartirles una emoción fugaz que tuve el día de hoy.

Me encontraba yo relajadamente tendida en el sillón de mi living, cuando de un salto mi polola me quita el computador y me comparte un besito. 

Fugaz, etéreo, sorpresivo, hermoso. Delicioso. Tierno. Amor.

No se con que iba cargado o qué tanto se ha enredado en mi piel esta linda cabra chica. Pero lo que sentí fue nuevo y único.

La miré a los ojos. Brillaban de emoción, no sé que había, pero lo que fuese, era belleza pura. Me embobé en eso, en la inmensa galaxia de sentimientos y emociones que en ellos pude ver. Olvidé el beso, esa mirada era todo lo que quería. 

Cai en cuenta de mi trance cuando sentí sus dedos rozar mis mejillas… Estaba llorando. 

No soy de las que llora, soy de las que guarda y se mutila por dentro.

Me preguntó por qué lloraba. Y yo ya tenía la respuesta. Lloraba de emoción. De emoción por todos los sentimientos que me bombardeaban. Por lo mucho que mi corazón se aloca por ella. Por como congeló mi mente con un beso.

Lloraba de emoción porque en sus ojos y mirada, me estaba encontrando con el reflejo de la mía propia. 

Porque esa inmensidad de amor era el mío propio. Porque todo eso gigantesco que vi en un inicio y creí de ella, era mío. Por ella. 

Fue brígido. Fue inesperado. Fue intenso. Y en gran medida, asusta.

Esta mujer me vuelve loca. Cada día me impresiona más que el anterior. Como destruye todas mis barreras con tanta facilidad. Como se cala por cada una de las fibras de mi ser.

Me genera un miedo que quisiera no sentir. El veneno y la cura en un mismo envase. 

De momento seguiré disfrutando. Y ojalá, encontrándome más veces en su mirada. En nuestras miradas que se volvieron una única constelación…