Ese hilo rojo

Si…

Ese que nos une…

Ese que no parece cortarse…

Que no importa cuánto lo intentemos…

Aquí estamos.

En brazos de otras.

En camas de otras.

Pero amándonos como si eso no existiera…

Te escribiré.

Tu llamada me dejó helada.

Con el corazón revuelto y adolorido.

Inquieto.

Lágrimas…

Hace tanto que no me encontraba con ellas…

No verbalizaré el sentimiento mutuo que tenemos…

Pero me conoces.

Tampoco es que necesite hacerlo…

Y es que daría vuelta al mundo con los ojos cerrados por ti…

Y tengo tantas ganas de abrazarte…

De besarte…

Y de llorar en tus brazos.

Ese único lugar donde puedo ser yo, donde puedo estar vulnerable y tranquila a la vez…

Ese lugar…

Mi hogar…

Nuestro hogar…

Siempre serás tú y solo tú…

Por más que lo esconda en mi interior…

Y es que este hilo que tenemos parece no soltarse con nada…

Advertisements

A ti

Fue una noche única.

Intensa.

Drogada.

Bizarra.

Under.

Todo lo subterráneo que necesitaba para escapar una vez más de mi realidad.

Y ahí te volviste a cruzar.

Una vez más mi hermoso ratón.

Mis pupilas siguen muy dilatadas.

Mis músculos siguen muy tensos.

La pantalla me molesta lo suficiente, pero no lo necesario para no dejarte escrito esto.

Antes de que se esfume.

Y ahí te volviste a cruzar.

Una vez más en mis pensamientos.

En el after más surrealista de mi vida.

Sonó “me rehuso”

Y simplemente lo dejé fluir.

Salió por cada poro de mi piel.

Por cada ácido, por cada cristal, por cada hongo y por cada pasti.

Por ahí salió….

Lo dejé salir y fluir como el sentimiento me lo demandaba.

Se la canté con el alma al universo, esperando que de alguna forma te llegara.

Cada fragmento de mi ser, te cantó en ese momento esperando alcanzarte.

Desgarrándome.

Desarmándome.

Pero siendo humana.

Lo lloré desde él génesis mismo de mi ser.

Cada estrofa, cada coro, lo lloré y me rasgaba la polera intentando arrancar un dolor ahogado desde mi pecho.

Y lloré.

Y lloré.

En el after más extraño de mi vida, más drogada que nunca y lloré y lloré y lloré.

Hasta que la canción acabó.

Y me obligué a recordar, que nuestra historia también.

Y volví a ese rostro tan actuado que ya me sé de memoria.

Pero estuviste ahí.

Te me cruzaste una vez más mi hermosa nativa….

Mientras en Reñaca

Estoy en reñaca con una vista manjar.

Pero ahí están.

Y se cruzó un ave negra que ninguna de las dos supo reconocer.

Y ella estudia las aves.

Creo que se acerca.

Viene.

Te ruego…

Siento que no te escribía hace días…

Y es que te intento olvidar con tantas fuerzas.

Y es que intento quedarme en este mundo con la otra mitad de fuerzas que me quedan.

O que ya no me quedan.

Pero sigo aquí cumpliendo mi promesa.

Aunque probablemente ya no te importe…

Te  importara después?

El gran día…

En esta vida estamos irresistiblemente atraídos por quien va a traernos los problemas que necesitamos para nuestra propia evolución. Según Jodorowsky.

Y me pregunto yo… El suicidio es parte de mi evolución?

Por qué no?

Y te prometo que si hay algo después de la muerte, también allá voy a buscarte.

Porque para mi, ya morí a mis 23, solo me enterraran un poco después…

Y no sabes cuanto aparento no sufrir o al menos verme “normal” como la sociedad parece demandarlo. Aparento no darle importancia. Pero inevitablemente te recuerdo y si te recuerdo, entonces te pienso.

Además.. Intentar olvidar, ya es recordar…

Y es así. Cuando estoy contigo, la ansiedad, mis fobias y mis miedos se alejan.

Pero tropecé. De nuevo contigo.

Pero tropezar por ir mirando al cielo, compensa 🙂

Siempre te recordaré como la primera persona que de verdad trajo sol cuando mi cielo se oscureció.

Pero llega ese momento en la linda historia, donde lo único que queda por hacer, es decir adiós. Y ojalá sea solo de palabra y no corpóreo.

Y es terrible esta droga. Esta droga que eres para mí.

La peor droga sin duda, que nos sigamos queriendo a pesar de todo lo que ha pasado.

Y al parecer, el único final feliz posible entre nosotras, hubiera sido no habernos conocido…

 

 

 

Vómito 2

Sábado 30 de sept 2017

Hoy el día está más tortuoso de lo que yo pensaba…

Me siento más atrapada.

Más ahogada.

La pieza se me hace pequeña y las paredes se cierran cada vez más.

El escape parece imposible.

Respirar cuesta.

Llevo una roca por dentro que me está asfixiando y ya queda poco y nada de oxígeno…

Me agoto, ya no pienso ni veo bien, es la falta de oxígeno, cierto?

Me duele tragar.

Tengo tanta pena adentro y tan dura como el diamante.

Ayuda…

Tanta pena que duele y mi nariz no deja de sangrar.

Cuanto más puedo aguantar?

Ayuda…

Las ganas se hacen gigantes.

El sonido del tren me tienta.

E intento luchar…

Más parece una batalla de no ganar…

Sentada en el banquillo.

En ese donde no te ven.

Ese donde no te necesitan.

Ese donde tu presencia pasa desapercibida…

So fucking empty.

So useless.

Don’t jump.

But I just can’t…

Ayuda…

Flotando en un espacio sin gravedad, oscuro y vacío.

Donde la nada lo es todo.

Why…

Por favor…

Por favor…

No puedo más…

Todo se apaga…

Por favor…

Quítenme esto!

Alguien ayúdeme!

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

Quítenlo.

No puedo más…

Por favor…

Darekatasukete…

Alguien…

No importa cuánto estire mis manos, la caída parece inevitable…

Twice

Y lo hiciste de nuevo…

Necesito vomitarlo ahora, antes de que las ideas se me vayan.

Y vas a volver, porque yo tengo bien en claro que este es el karma que el destino te tiene preparado. Porque ya te toca pagar…

Y bien en el fondo, lo sabes.

La cagaste.

La cagaste de nuevo. Lo perdiste todo de nuevo.

Y volverás… Pero baby… Probablemente yo ya no esté en ese entonces…

Como me gustaría que pudieses salir un rato de tu trance y veas lo evidentemente fracaso que es. Pero bueno, tienes que vivir tus propios porrazos…

Pero mi amor… Mi dulcesito de leche… Esta vez ya no estaré para tenderte una mano y no importa cuanto me busques, simplemente dejaré de existir…

Pero recuerdas la vez que te dije que me podías encontrar a un lado de tu corazón?

Sígueme hablando ahí, porque ahí si seguiré estando…

Toda tu vida.

Porque realmente ahí pertenecemos, la una al lado de la otra.

Hasta cuando seguirás negándotelo? Si en tu corazón bien sabes que es así.

Y quizás así era la forma…

Tu tan terrenal…

Y yo mas espiritual que nunca…

Tu solo háblame, sea donde sea que esté, te escucharé.