Ese hilo rojo

Si…

Ese que nos une…

Ese que no parece cortarse…

Que no importa cuánto lo intentemos…

Aquí estamos.

En brazos de otras.

En camas de otras.

Pero amándonos como si eso no existiera…

Te escribiré.

Tu llamada me dejó helada.

Con el corazón revuelto y adolorido.

Inquieto.

Lágrimas…

Hace tanto que no me encontraba con ellas…

No verbalizaré el sentimiento mutuo que tenemos…

Pero me conoces.

Tampoco es que necesite hacerlo…

Y es que daría vuelta al mundo con los ojos cerrados por ti…

Y tengo tantas ganas de abrazarte…

De besarte…

Y de llorar en tus brazos.

Ese único lugar donde puedo ser yo, donde puedo estar vulnerable y tranquila a la vez…

Ese lugar…

Mi hogar…

Nuestro hogar…

Siempre serás tú y solo tú…

Por más que lo esconda en mi interior…

Y es que este hilo que tenemos parece no soltarse con nada…

Advertisements

Mi Propia Libertad

Hoy les quiero escribir sobre esto.

Vi por ahí la imagen que compartió alguien respecto a su deseo de morir.

La cantidad de comentarios negativos que recibió….

Así que ya se imaginarán mi punto.

Por qué el gran porcentaje de la sociedad lo ve como algo malo?

Y por qué habemos algunos que lo vemos tan bueno?

No puedo hablar por ellos, así que les cuento desde mi interior.

Por qué algo malo?

Por qué no algo bueno?

Suelo cuestionármelo.

De las pocas veces que planteo esto, solo han habido 2 personas que no lo han cuestionado.

Que solo escucharon mi punto de vista, no lo refutaron.

Como yo lo veo:

Una liberación.

Un alivio.

Un respiro.

Dejar por fin respirar a mi hermosa alma, que vive día a día en esta carcasa mundana.

Atrapada.

Ahogada.

Ese es el sentimiento.

Atrapada y sin poder respirar mucho en este contenedor.

Somos almas, seres de luz, seres etéreos, que se ven forzados a encerrarse en estas pequeñas cajitas llenas de sentimientos egoístas y terrenales.

Cajas que encima nos susurran malos sentimientos, malos pensamientos, malas actitudes.

Egolatría, envidia, la vanagloria, el deseo de obtener atención y aprobación de los demás, fama, popularidad, éxito y poder, que no son naturales, sino que han sido inventados por la sociedad.

Comparen lo que sienten cuando hacen algo que es considerado como bueno por el mundo, cuando alcanzan poder con sus acciones y sus pares los elogian, te ves aprobado e idolatrado, ahora compárenlo con lo que sienten cuando ven un atardecer, o la naturaleza en general, o cuando lees un libro o ves una serie que te gusta.

Pueden sentir esa diferencia abismal que siento yo?

Pueden ver la gigantesca brecha cualitativa entre ambos sentimientos?

El primer sentimiento nace de tu propia “glorificación” y “adulación” , de esos sentimientos que te susurran y se colan por tu ser, desde esa carcasa que nos contiene… Sentimientos mundanos.

Necesitar de la aprobación del resto para sentirse en conformidad.

Porque 1000 likes parecen tener un valor gigantesco en este mundo.

Mientras el segundo proviene de tu propia realización, un sentimiento anímico, uno que nadie ve, uno que nadie observa, uno que es mucho mas difícil de compartir y transmitir. Uno que no te susurra la carcasa, uno que te susurra tu compañera interna…

Una tranquilidad y emoción con uno mismo. Una plenitud que solo puedes sincronizar con la compañía que cargas por dentro. Tu propia alma. Que solo ella entenderá lo lindo y pacífico que se siente observar la luna por la noche, o ver el rocío en el amanecer, o las ventanas empañadas en las noches de entrega, o la risa de tus amigos, o un caño después de un día agotador, o simplemente echarte a pensar y conversar contigo mismo.

Porque todos esos sentimientos no alcanzan ni 20 likes y son imposibles de transmitir tal cual como tú los sientes. Integros, saliendo única y exclusivamente de tu impresión, sin atribuciones de otro.

Esa sinergia solo alcanzada con la que vive en tu interior. Con tu versión verdadera.

Esa que no conoce tiempos ni espacios. Esa que ha vivido una y otra vez contigo.

Esa que en la próxima experiencia seguirá estando contigo.

Y así muchas más.

Así lo veo yo.

Como la liberación que me dan todas las drogas con las que logro poner en OFF esta caja.

Pero permanente….

Un respiro.

Eso es todo.

Pero mantenido en el tiempo.

Que hay después?

Malo?

Bueno?

Quien sabe…

Pero eso solo lo hace mas interesante.

Eso solo me hace anhelarlo mas….

Al fin poder dar toda la fuerza y libertad a mi verdadero ser…

No lo ven como algo hermoso?

Del arte mas perfecto que podría encontrar…

Al fin poder charlar juntas.

Ella y yo.

Solas y exclusivas.

Ambas conversando y respirando en igualdad de condiciones.

No una enjaulada y otra “libre”.

Ella y yo…

Lilith y yo.

 

Mientras en Reñaca

Estoy en reñaca con una vista manjar.

Pero ahí están.

Y se cruzó un ave negra que ninguna de las dos supo reconocer.

Y ella estudia las aves.

Creo que se acerca.

Viene.

Madre e hija.

No recuerdo realmente si alguna vez les hablé de mi hija.

No, no mi gata.

No, tampoco mis peluches de unicornio.

Una real de carne y hueso.

Pero que es solo un año menor y es mi hija hace ya casi dos años.

Una gran amiga que llegó a vivir con nosotras. Si, con mi ex, la pendeja de cabeza rapada. Así nos volvimos una familia lesbomaternal.

Tres meses a toda raja en los cuales formamos unos lazos hermosísimos que hoy por hoy son eso y mucho mas.

Ella, mi propia hija, fue quien me levantó de la mierda misma cuando la pendeja me dejó. Fue ella quien me enseñó muchas de las lecciones que aprendí y quien supo guiarme en momentos en los que no veía la salida.

Hoy por hoy nuestro lazo se ha hecho quinientas mil millones de veces mas fuerte y cuatico. Intenso y amado. Lleno de liberación y entrega. Y por sobre todo, incondicional.

Hoy pasamos la tarde en su universidad. El día estuvo hermoso. Empezó a hacer calorcito y aprovechamos unos frutitos locos.

Le conté lo que había pasado el fin de semana con su otra madre.

Y le vomité todo lo que tenía ahogado en mi corazón. Hacía mucho que no lloraba de esa manera. Hacía mucho mas que no me abría así con alguien.

Pero se siente infinitamente liberador.

En este mismo momento estoy recordándolo mientras lo escribo y todo voladita (se sabe) y no saben la calma que siento en este momento. Es como si las aguas se hubiesen calmado Brígido. Siento mi corazón sereno y tranquilo.

Luego de haberlo conversado mucho y no solo contarle lo que pasó con su madre, sino que también le conté de otros aspectos profundos de mi ser, me dijo algo que me caló muchísimo.

“Tú no eres de este mundo Scarlett.”

Y creo que nunca nadie me había dicho algo que yo sintiese tan acertado.

Fue como un click. Un breve segundo en el que notas como todo tu ser se expande y muchas cosas parecen sincronizar en tu mente.

Y creo que tiene razón.

Les mentiría si les niego que eso mismo me hizo justificar mas aún el querer, ya saben, dead.

Pero ella al segundo después me arroja.

“Y creo que viniste a entregar muchas cosas aquí en la tierra.”

Le pregunté si realmente entregaba algo y su respuesta fue sin pensarlo un SI.

Y ahora encuentro una razón mas para quedarme.

Infinitas gracias hija mía. Solo nosotras entenderemos nuestra conexión y como realmente estábamos destinadas a encontrarnos. Y es realmente hermoso.

Y en este momento, me siento muy feliz por cada una de tus palabras. En especial la parte de no ser de este mundo, porque así es como me he sentido hace años y eres la primera en sentirlo genuinamente.